¿La ansiedad salvó a Barbie?

en Salud/Social/Sociedad

La película de la muñeca más famosa del mundo es una pincelada del feminismo no radical. Su directora, Greta Gerwig, coloca la lupa en los mandatos que la sociedad aún decreta, tanto para hombres como para mujeres. Con sutileza aborda un trastorno de ansiedad que puede resonar en muchos de nosotros. Se trata de la «atelofobia, el miedo a la imperfección ¿Qué implica este miedo y cómo nos afecta? La utilización del arte para hablar de la salud mental.

LA PERFECCIÓN COMO OBSESIÓN

Barbie, nace en 1959 de la mano de otra mujer, Ruth Handler, compañera de vida de Elliot Handler, ambos fundan la mega compañía de juguetes Mattel que entró a millones de hogares con un prospecto social; lo que las niñas debían ser, y no lo que eran.

Pasaron más de seis décadas y como todo, la muñeca entró en la maquinaria del revisionismo histórico. Los mandatos entran en crisis, y se diluyen con resistencia en un guion que es una oda a la autonomía para todes.  

La película Barbie y todo el símbolo que de ella deviene, con sarcasmo, es diseccionada por su directora, Greta Gerwig, que considera que “El feminismo no es excluyente. Todos ganan, tanto los hombres como las mujeres”. No hay culpas, hay responsabilidades. No hay posturas radicales, hay construcciones individuales y desarrollos con el logro apropiado que será la huella que dejamos en nuestro propio camino.

Greta Gerwig, directora de Barbie “El feminismo no es excluyente. Todos ganan, tanto los hombres como las mujeres”.

Pero el arte es sutil. Y comunica. El mundo ideal de Barbie, interpretada por Margot Robbie, y muy bien acompañada por Ryan Gosling, que representa un Ken lleno de íconos masculinos pero sin dejar de angustiarse por ellos, entra en crisis cuando piensa en la finitud. (te dije que era sutil) “Anoche pensé en la muerte” sugiere la muñeca y su mundo perfecto se empieza a romper. ¿Puede existir el pensamiento de muerte en una mujer exitosa, bella y admirada por todos?  Si. Y es el sarcasmo que utiliza la brillante Greta Gerwig para enrostrar la trampa del mandato, y la antesala para susurrar al oído las consecuencias que nos deja en la salud mental.

Ryan Gosling, representa un Ken lleno de íconos masculinos pero sin dejar de angustiarse por ellos.

Y si, con adultez, humor y cinismo se utiliza a Barbie para hablar de atelofobia, un trastorno de ansiedad que es un pánico irracional y desproporcionado a la imperfección, es decir, a no lograr alcanzar la perfección con nuestras acciones o ideas. La persona siente que, por mucho que se esfuerce en algo, nunca es suficiente, y suele necesitar la aprobación de un tercero para poder seguir adelante.

LA SALUD MENTAL EN CIFRAS

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cuatro personas tendrá un trastorno mental a lo largo de su vida. Los trastornos mentales, neurológicos y por consumo de sustancias representan cerca del 20% de la carga total de discapacidad en América Latina y el Caribe.

El mundo no es rosa y también lo sufre Ken, el muñeco ideado en 1961 a imagen y semejanza de Barbie que ante su rechazo intenta suicidarse, desde la satira. Pero la realidad nos enmudece con la siguiente cifra; una persona se quita la vida en el mundo cada 40 segundos; y el suicidio aumentó 17% en los países de América desde 2000. Más del 90% de las personas que se suicidan sufría un trastorno mental crónico.

Estas cifras muestran la magnitud del desafío que supone la salud mental, que es inaccesible a la mayor cantidad de Barbies y de Kenes en el mundo. Arbitrariamente clasista e injustamente desigual. Desde abordar un tratamiento médico hasta como acceder a la medicación se requiere una abultada billetera. La ausencia de una politica de salud mental deja en soledad a miles de personas.

LAS PALABRAS IMPORTAN

“Una palabra no dice nada y al mismo tiempo lo dice todo”. La Asociación Argentina de Psiquiatras, advierte de que la forma como nos expresamos sobre las personas que están transitando un problema de salud mental puede contribuir a discriminarlas y estigmatizarlas. Por eso, es importante usar un lenguaje respetuoso, preciso y basado en la evidencia cuando hablamos de salud mental.

Frente a esto, médicos especialistas en psiquiatría y periodistas de Argentina, Chile, Colombia y Ecuador debatieron modelos de comunicación asertiva que eviten la discriminación en contenido masivo sobre salud mental.

Entre las recomendaciones que se brindaron para una comunicación asertiva sobre salud mental se encuentran: evitar términos peyorativos o despectivos; respetar la privacidad ( un llamado al periodista que sin comunicado oficial alzó la voz sobre la salud de Wanda Nara) y confidencialidad de las personas; no hacer juicios de valor ni generalizaciones; contextualizar los hechos con datos e información veraz ( un ejercicio que debemos retomar en los medios) ; consultar fuentes especializadas y confiables; y promover mensajes positivos y esperanzadores ( este ya es Barbieland).

GLORIA, LA EMPLEADA DE MATTEL

GLORIA, en el cuerpo de la hondureña América Ferrera, es la empleada de Mattel que convive con las demandas de la empresa. Latina y madre. Existencial y sincericida, pero sobretodo es la ungida por Greta Gerwig, para «EL MONOLOGO» en donde expectativa y realidad se desnudan para todos.

Un poco de spoiler no le hace mal a nadie, ….Tienes que ser un jefe, pero no puedes ser malo. Tienes que liderar, pero no puedes aplastar las ideas de otras personas. Se supone que debes amar ser madre, pero no hables de tus hijos todo el maldito tiempo. Tienes que ser una mujer de carrera, pero también estar siempre pendiente de otras personas. Tienes que responder por el mal comportamiento de los hombres, lo cual es una locura, pero si lo señalas, te acusan de quejarte. Se supone que debes mantenerte bonita para los hombres, pero no tan bonita como para tentarlas demasiado o para amenazar a otras mujeres porque se supone que debes ser parte de la hermandad”..

Tal vez el gran pendiente es terminar con la oscuridad de la Hermandad, esa que te pide pasaporte para entrar, no?

Por Sara Di Tomaso

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*