ANTIFRAGILIDAD AMBIENTAL

en Actualidad/Ambiente/Salud/Social/Sociedad/Sustentabilidad
En la semana que se estudia instalar una «media sombra» en la atmósfera para enfriar la Tierra, se presentó el Plan Nacional contra el Cambio Climático con miras al 2030. Involucró más de 8500 personas, 250 medidas, dos años de trabajo y el compromiso de las 24 jurisdicciones. Mientras tanto la Ley de Humedales cumplió 10 años sin ser sancionada y perdió tres veces estado parlamentario. Y el Presupuesto Nacional, aprobado hace días, tuvo un recorte del 12% respecto de 2022. ¿Qué opinan ambientalistas y científicos?

Media sombra

En el Movistar Arena no volaba ni una mosca. Todos escuchaban con la boca abierta a la científica del CONICET y climatóloga, Ines Camilloni, en su pasaje por la charla TEDxRíodelaPlata cuando explicaba cómo instalar una “media sombra” en la estratosfera. No es la tela negra que vemos en los garage. ¿Imaginan?. Es una tecnología que se está estudiando en el mundo, y Camilloni es la cara en Argentina. ¿El motivo? El crecimiento voraz de la temperatura del planeta. ¿La solución? Inyectar en estratósfera millones de toneladas de partículas en aerosol, una de las tecnologías más polémicas para enfrentar el cambio climático. «Es como si uno envolviera al planeta en una media sombra que atenuará la energía que recibimos del Sol entre un 1 y un 2%. No vamos a hacer una sombra muy notoria, pero llegaría menos energía a la superficie y así bajaría la temperatura», ilustraba la doctora Camilloni. ¿Pero si miramos las causas para adelantarnos a las consecuencias, pensé como gran ignota? Parece que estamos llegando muy tarde. A pesar de los negacionistas del cambio climáticos.

Seres plásticos.

Para confirmar el daño que le hacemos a la tierra por el abuso del uso del plástico, un grupo de científicos italianos publicó en la revista Polymers que detectaron “microplásticos” en leche materna por primera vez.  ¿Y cómo llegan estos minúsculos, pero muy dañinos plásticos al torrente sanguíneo? Son pequeñísimas partículas sintéticas (menor de 5 mm)  que provienen de la actividad industrial y el consumo doméstico (detergentes, dentífricos, protectores solares, fibras sintéticas de ropa, entre otros. Consumimos 5 gramos de plásticos cada semana, algo así como el peso de una tarjeta de crédito. 


Investigadores y científicos hablan de la pandemia de plástico.

Mientras todo esto sucedía, hace pocos días, el ejecutivo, presentó el Plan Nacional para mitigar el cambio climático. A partir de cuatro enfoques transversales (género y diversidades, gestión integral del riesgo, salud y transición laboral justa), la iniciativa contempla un conjunto de 250 medidas diseñadas a través de 75 áreas de gobierno con 8.600 participantes involucrados durante el proceso“Enfrentar el problema climático es un imperativo moral» exhortaba el presidente, en el Museo del Bicentenario ante el Gabinete a pleno. Y a la vez remarcaba que la desigualdad es mas cruel cuando el cambio climático se ensaña, “tengamos en cuenta que 10 personas tienen los mismos ingresos que el 40% de la humanidad. Cuando vino la pandemia, en los países pobres murieron cuatro veces más personas que en los países ricos. Cuando la vacuna apareció el 10% de la humanidad se quedó con el 90% de la producción de vacunas y el 90% de la humanidad deambuló por el mundo buscando una vacuna que le permitiera salir de la pandemia” expresó el presidente Fernández

Muy a  mi pesar, como a menudo me sucede, dudo. Apelo a los que cargan con sus saberes. ¿Cuánto de viable es el Plan presentado si carecemos de cumplimientos ambientales anteriores.? El claro ejemplo es la clara reticencia de la Ley de Humedales ( diez años esperando que se sancione) que como dice Shakira, “Te felicito que bien actúas”, parece que recitan al unísono en el Congreso.

Manuel Jaramillo, Director de Fundación Vida Silvestre, en la selva misionera

Al respecto y para clarificar mis desconfianzas consulté a Manuel Jaramillo, Director de la Fundación Vida Silvestre, el hombre contesta desde la inmensidad de la selva misionera «Perdón no pude atenderte, no tenía señal en el medio de la selva«, y luego se explaya “El  Plan Nacional  estaba pendiente del año pasado y no se logró presentar en Glasgow (2021). Cambio climático y pobreza sin duda que hay un vínculo sumamente estrecho básicamente en primer lugar porque el cambio climático afecta significativamente más o con más intensidad y con más frecuencia los más pobres de la población que tienen menos capacidades para adaptarse.”

Otra bipolaridad que vivimos es la remontada del uso del carbón en la industría europea en consonancia con energías limpias. Para clarificar(me) la coyuntura ambiental & global que vivimos, provocada por la guerra en gran parte, responde una de las científicas argentinas co-autora del  informe del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático o Panel Intergubernamental del Cambio Climático) que expondrá, en breve, en la COP 27 (Conferencia de las Naciones Unidas) en Egipto. Se trata de María Virginia Vilariño, Coordinadora del Área de Clima y Energía del CEADS (Consejo Empresario para el Desarrollo Sustentable, que además fue parte de las mesas de intercambio de las alianzas público-privada; el Plan Nacional que se presentó, la verdad que es el resultado de muchos años, más de una década  de esta política climática en Argentina. Desde el CEADS hemos tenido la oportunidad de participar hace más de 15 años en estos procesos de políticas públicas y es un trabajo de articulado entre el gobierno y distintos sectores para llegar a estas medidas cada vez más concretas” 

María Virginia Vilariño, Coordinadora del Área de Clima y Energía del CEADS

Villarino graficó la realidad ambiental del momento global, pero a la vez desdramatizó; “este contexto de la guerra que mencionas no hace más que exacerbar los desafíos que representa la transformación tan rotunda. En el ínterin va a depender mucho del contexto de cada país y de qué recursos tiene para hacer esta transición. Pero es coyuntural”  

“La antifragilidad es más que resiliencia o robustez. Lo resiliente aguanta los choques y sigue igual, lo antifrágil mejora” Nassim Taleb del libro Antifrágil. 

El ensayista Nassim Taleb, de culto entre economista y padre también del best seller, “El Cisne Negro” inventó el termino antifragil como antónimo de fragil, para determinar el valor del cambio luego de una crisis. El hombre se dedica al clamor de las finanzas y al calor del dinero. El cambio climático mina las finanzas del mundo y a modo ejemplificador te saca una pandemia y el mundo cae a sus pies. Las vidas por ejemplo. Espero deseante como dice el inventor de “Antifragil” que este Plan para mitigar el cambio climático sea un cambio. Pero cambio. No alcanza con la resiliencia. 

Por Sara Di Tomaso

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*