El Plástico: el tsunami silencioso

en Actualidad/Ambiente/Recomendado/Salud/Social/Sociedad/Sustentabilidad

Desde 1950, la producción de plástico crece exponencialmente, alcanzando los 322 millones de toneladas en 2015. Se proyecta que llegará a los 600 millones de toneladas y superará las 1000 en 2050. Sin medidas urgentes, la cantidad de plástico que llegará a los mares se triplicará en 20 años, amenazando la vida marina y nuestra propia salud. ¿Será la banalidad del mal la nueva batalla cultural ganada? ¿Cuánto impacta la Ley Bases?

En el año 2005, la UNESCO declaró el 17 de mayo como el “Día Mundial del Reciclaje” con el objetivo de concientizar a los ciudadanos sobre el cuidado del planeta que habitamos. ¿Se logró una mejora? Muy poco, dame tiempo. Tuvieron una estrategia central y es promover las 3 R’s: “Reducir (aumentó), Reutilizar (algo) y Reciclar (muy poco). Estos principios, del buen decir y poco realizar, intentan minimizar el impacto negativo en el planeta.

La realidad es que, según datos oficiales, se estima que en Argentina consumimos anualmente 40 kg de plástico por persona, siendo uno de los principales generadores de desechos plásticos del continente. La mayor tragedia es que lo único seguro que, de todos los residuos sólidos posibles, los plásticos son los más abundantes en el mar y las costas. Esto se debe, en parte, a cómo se degradan: debido a la erosión producida por el sol, el mar o los microorganismos, estos residuos plásticos se van transformando en fragmentos cada vez más pequeños, como los microplásticos (menores de 5 mm) y los nanoplásticos (menores de 1 mm). Al ser consumidos por los organismos marinos, estos contaminantes pasan a través de la red trófica llegando incluso al ser humano. Según el estudio “Ningún plástico en la naturaleza: evaluación de la ingestión de plástico de la naturaleza a las personas” elaborado por la consultora Dalberg, los seres humanos estamos consumiendo unos 5 gramos de microplásticos por semana a través de los alimentos, el agua y el aire; es decir, el equivalente al peso de una tarjeta de crédito por semana.

NEMO EN PELIGRO

Según los datos recopilados en el último Censo Provincial de la Provincia de Buenos Aires, de Basura Costera Marina realizado en 2022, los residuos plásticos y las colillas de cigarrillos siguen siendo uno de los mayores problemas en la costa atlántica argentina. La contaminación por plástico es uno de los problemas ambientales globales que más ha empeorado en los últimos años y pone en riesgo nuestra salud.

Hoy, como seres humanos, estamos consumiendo unos 5 gramos de microplásticos por semana a través de los alimentos, respirando, también tomando el agua. Eso es como si estuviéramos consumiendo una tarjeta de crédito por semana.” Fernando Miñarro, director de Conservación de Vida Silvestre,

Fernando Miñarro, director de Conservación de Vida Silvestre, describe la gravedad del crecimiento del plástico, a pesar de las 3R, “Hoy en día, incluso se habla de la contaminación como una de las terceras crisis ambientales que estamos pasando, junto con el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. En nuestras playas bonaerenses, el plástico constituye el principal elemento que encontramos. Entre el 70 y el 80% de la basura que se encuentra tiene que ver con plásticos. Muchos de estos son de plásticos de un solo uso, como las bolsas camisetas, por ejemplo, plásticos que están quizás únicamente unas 3 horas en nuestras manos y luego terminan siendo descartadas. Y remata, “Hoy, como seres humanos, estamos consumiendo unos 5 gramos de microplásticos por semana a través de los alimentos, respirando, también tomando el agua. Eso es como si estuviéramos consumiendo una tarjeta de crédito por semana.”

El Censo Provincial tuvo como objetivo analizar la cantidad y el tipo de residuos presentes en la costa bonaerense. Los resultados mostraron que el 73,7% de los 35.741 residuos registrados eran plásticos, lo que indica una vez más que son los residuos más abundantes en las costas.

Los residuos marinos son cualquier material persistente, sólido y fabricado por el hombre que se descarga o abandona en el medio marino y costero. Esta problemática se ve agravada por las toneladas diarias de basura que llegan a los mares a través de los sistemas de drenaje urbanos, la desembocadura de los ríos, la acción del viento y lo que las personas arrojan directamente en los ambientes costeros o descargan desde las embarcaciones. Además, el mar recoge los residuos durante la marea alta y los transporta hacia otros lugares, que pueden no ser el origen de estos residuos.

Miñarro insiste que los actores políticos son el medio para lograr un impacto real, “Los legisladores deben poder brindar herramientas que efectivamente logren mover la aguja en este problema. Por supuesto, que a nivel global, a nivel nacional, el rol de los actores que están en el estado, los actores políticos, es fundamental.”

Fundación Vida Silvestre Argentina y Plastic Free Foundation mediante una encuesta global realizada en 2022 por la encuestadora Ipsos demostró que un promedio de 7 de cada 10 personas encuestadas en 34 países cree que se debería crear reglas globales vinculantes para poner fin a esta problemática. Argentina fue uno de los 34 países donde se llevó a cabo la encuesta: más del 81% de las personas encuestadas manifestaron que es muy importante prohibir los plásticos de un solo uso innecesarios, mientras que el 85% piensa que se deberían responsabilizar a los fabricantes y minoristas de reducir, reutilizar y reciclar los envases de plástico.

DATO MATA RELATO

Los tipos de contaminantes plásticos que más se encontraron fueron: colillas de cigarrillo (26,4%), fragmentos plásticos (17,3%), envoltorios plásticos (13,5%), bolsas plásticas (11,7%) y tapitas (5,1%).

En total se colectaron 6966 colillas de cigarrillos, un ítem que se repite todos los años entre los más abundantes. Diversos estudios indican que cada colilla puede contaminar entre 8 y 10 litros de agua del mar y hasta 50 litros si se trata de agua dulce. Este residuo está compuesto principalmente por acetato de celulosa, un material no biodegradable encargado de absorber las sustancias tóxicas del humo de tabaco, que puede tardar hasta 10 años en descomponerse y libera unas 15 mil fibras sintéticas al ambiente.

Por su parte, los tipos de residuos de origen urbano encontrados en los ambientes costeros de la Provincia de Buenos Aires difieren de aquellos que contaminan las costas patagónicas. Según los censos de residuos realizados por la Fundación Vida Silvestre, en el marco de las actividades desarrolladas por la Mesa Técnica de Residuos Costeros de la Provincia de Chubut, más del 50% de los residuos son producto de la actividad pesquera. Los principales hallados en la Península Valdés corresponden, en su mayoría, a cajones de pescado, sogas, redes, y varios tipos de envases y embalajes plásticos vinculados con esta industria.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) la producción de plástico creció exponencialmente desde 1950 llegando a los 322 millones de toneladas de plástico en 2015. Según proyecciones de esa entidad, esa producción llegará a los 600 millones de toneladas y superará las 1000 en 2050.

Según el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, sin medidas urgentes, la cantidad de plástico que llegará a los mares se triplicará en 20 años. A su vez, los residuos plásticos afectan al menos a 32 especies marinas: desde plancton hasta mamíferos marinos (como ballena franca austral, delfín franciscano, lobos y elefantes marinos), pasando por aves marinas. ¿Y si miramos este presente para entender las próximas décadas?

«la liquidación de los fondos fiduciarios como el fondo para la protección de los bosques nativos y el fondo nacional para el manejo del fuego que son esenciales para proteger los bosques, y, el régimen de incentivo a las grandes inversiones, que más que una inversión es un venga y haga lo que quiera». Andrés Nápoli, director de FARN

Andrés Nápoli, director de FARN, ( Fundación de Ambiente y Recursos Naturales) especialista en Derecho Ambiental, alerta sobre los tiempos actuales y el medioambiente. Lideró junto con mas de 50 organizaciones ambientalista una carta contra la Ley Bases y explica las consecuencias del famoso RIGI (REGIMEN DE INCENTIVO A LAS GRANDES INVERSIONES) «Esta Ley se fue cambiando y se eliminó el capítulo ambiental, pero, dejaron distintos elementos que pueden afectar a la condición ambiental. Entre ellos, la liquidación de los fondos fiduciarios como el fondo para la protección de los bosques nativos y el fondo nacional para el manejo del fuego que son esenciales para proteger los bosques, y, el régimen de incentivo a las grandes inversiones, que más que una inversión es un venga y haga lo que quiera».

En época de ausencia de regulaciones y de libre albedrio una sola pregunta asalta mi alma.¿Será la banalidad del mal la nueva batalla cultural ganada?. Espero que no. Uds. que dicen?

Por Sara Di Tomaso

2 Comments

  1. Excelente nota Sari !!! Hay que seguir informando con datos concretos porque aún hay mucha falta de información y desconocimiento del tema. 👏🏻👏🏻

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*