La pobreza infantil del 83 a nuestros días, una deuda impaga.

en Actualidad/Economía/Sociedad

De Raúl Alfonsín a Milei, la pobreza infantil transitó escasos cambios estructurales. El mito de los noventa. El récord de la actual gestión. Y la infancia olvidada.

UNA FLOR EN EL BARRO

Los números de la pobreza respiran, sienten, crecen y se multiplican en carencias, atrapadas en coyunturas políticas. Mientras los lideres mutan de carismáticos a pragmáticos, los pibes aumentan en inequidad. Con extrema crueldad pagan la factura en la juventud y se hacen cargo de su porvenir con una cinica meritocracia. Son expulsados de un sistema educativo que no mira el nuevo escenario laboral, por qué su función es social más que educativa, hace décadas.

Hace una semana el Observatorio de la Deuda Social de Universidad Católica nos informaba del crecimiento récord de la pobreza. Fue precisamente cuando vino a mi mente la película «Una flor en el barro» dirigido por Nicolás Tuozzo que describe lo injusto que es ser una alumna superdotada en la pobreza. Un maestro, Nicolás Francella, comete el “error” de prestarle atención. Verla. Y la magia de la empatía hace lo suyo. Es el uno a uno que salva a Sofia. Tiene 8 años y trabaja. Oficia de «contadora» algunas veces en la semana. Es que su padre es cartonero y analfabeto, como a otros tantos cartoneros, y la paga, si ella no la controla, es deshonesta. ¿En tantos años, cuántas Sofias crecieron y no fueron regadas? Pongamos en crisis la memoria social.

«Una flor en el barro» dirigido por Nicolás Tuozzo que describe lo injusto que es ser una alumna superdotada en la pobreza.

Para tener una respuesta es casi una obligación moral mirar el pasado, primero, y luego entender que la pobreza se mide de dos maneras: a través de los ingresos y de manera multidimensional, es decir que además de los ingresos también se considera el acceso a la educación, la salud y la vivienda, más otros factores que están invisibilizados. Por ejemplo, enterarte que existen niños que nunca tuvieron un festejo de cumpleaños. Y es justamente aquí donde la palabra meritocracia muere antes de nacer.

CON LA DEMOCRACIA SE EDUCA, SE COME

Aunque los datos oficiales sobre la pobreza comenzaron a publicarse en 1988, diversas fuentes indican que durante la presidencia de Raúl Alfonsín (UCR), la pobreza disminuyó en sus primeros años de mandato, pero luego aumentó significativamente en los últimos meses de su gestión.

Según el Centro de Población, Empleo y Desarrollo de la Universidad de Buenos Aires (CEPED-UBA), en octubre de 1982, 14 meses antes de que Alfonsín asumiera el cargo, la pobreza en el Gran Buenos Aires afectaba a casi el 22% de los hogares. Sin embargo, en octubre de 1985, después de casi dos años de mandato, este porcentaje disminuyó al 14%. En mayo de 1989, dos meses antes de que Alfonsín dejara su cargo anticipadamente, la pobreza aumentó al 20% de los hogares. En octubre de 1989, solo dos meses después de que Carlos Menem (PJ) asumiera la presidencia, el 38% de las viviendas se encontraban por debajo de la línea de pobreza.

PIZZA Y CHAMPAGNE

La gestión del presidente Menem logró reducir la pobreza durante su primer mandato. Según datos del INDEC (*), en octubre de 1989, en el Gran Buenos Aires, la pobreza afectaba al 47% de la población, pero para mayo de 1995, este número se había reducido al 22%.

Pero, pasaron cosas. En el segundo mandato de Menem, la pobreza aumentó nuevamente. En octubre de 1999, la pobreza afectaba al 27% de la población, según los cálculos oficiales antiguos.

Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) sostiene que “la recuperación y expansión de la economía entre 1991 y 1994 tuvo un efecto que favoreció la disminución de la pobreza”. Sin embargo, “entre 1994 y 1997, el debilitamiento del ingreso real y el empeoramiento distributivo se combinaron, dando por resultado un nuevo aumento de la incidencia de pobreza absoluta”. El estudio añade que “en los años subsiguientes hasta llegar al 2000, fue el continuado deterioro distributivo el único responsable de la elevación de la pobreza”.

 LA CRÍSIS DEL 2001

Durante la presidencia de De la Rúa, la pobreza experimentó un aumento significativo. En octubre de 2001, según los datos recalculados del Cedlas, Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales, de la Universidad de La Plata, la pobreza alcanzaba al 46% de la población. Sin embargo, después de la sucesión de tres presidentes en una semana, en octubre de 2002, bajo la presidencia de Eduardo Duhalde (PJ), la pobreza continuó aumentando hasta llegar al 66%. ¿Cuántas Sofias quedaron en el camino?

LA GESTIÓN K

Durante el gobierno de Néstor Kirchner, se logró reducir la pobreza a casi el 37% en todo el país para el segundo semestre de 2007, arrancando en un piso cercano al 62%. La disminución de más de 20 puntos se debió principalmente a las políticas de recomposición de ingresos implementadas.

La administración de la Cristina Fernández de Kirchner, en su primer mandato, según las cifras de Cedlas, logró reducir la pobreza del 37% al 28%. Sin embargo, en su segundo mandato, la pobreza habría aumentado nuevamente hasta el 30%. Por lo tanto, durante su mandato, la pobreza habría disminuido del 37% a fines de 2007 al 30% a principios de 2015.

EL CAMBIO.

Durante el mandato de Macri, el primer dato oficial del INDEC mostró que la pobreza alcanzaba al 32,2% de la población en el segundo trimestre de 2016. Y al llegar a la segunda mitad del 2019, los datos del INDEC, comparables con los del Cedlas, indican que la pobreza afectaba al 35,5% de las personas y la indigencia al 8% de los argentinos, los niveles más altos desde 2008 para los segundos semestres.

LA PANDEMIA

El primer semestre de 2020, presidencia de Alberto Fernández, la pobreza aumentó hasta el 40,9% y la indigencia subió al 10,5%. Estos datos, marcados por la pandemia del nuevo coronavirus y el aislamiento decretado por el Gobierno, son los peores desde 2006, según el Cedlas. Pero baja en el 2022, al 36,5% en el primer semestre, mientras que el segundo semestre llegó al 39,2%. Finalmente, la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), estimó que la tasa de pobreza para el período comprendido entre julio y diciembre de 2023 fue del 42,4%.

LA LIBERTAD LEONINA

A dos meses y monedas de la administración del presidente Javier Milei, el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina realizó una simulación en base a los datos disponibles al tercer trimestre de 2023, la devaluación en el mes de diciembre, la evolución de la canasta básica y los ingresos laborales, y estimó que, en enero de 2024, la pobreza afectó al 57,4% de la población, mientras que la indigencia aumentó al 15%. El estudio asegura que “La devaluación de diciembre de 2023 provocó un marcado incremento en los precios generales y, por ende, en el valor de la canasta básica.”

A Sofia, la alumna protagonista, de “Una flor en el barro” la salvó un docente, la miró. La pregunta en todos estos años, qué miramos?

Por Sara Di Tomaso. Y

(*)https://docs.google.com/spreadsheets/d/1QKv-caRbSLopCSzM6MeAUohCoAf1bDKn3TSmaaVB9Qs/edit#gid=0

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*