Educación y Ludopatía adolescente, hermanadas en la acción.

en Actualidad/Empresas/Negocios/Recomendado/Salud/Social/Sociedad

El 16% de los jóvenes reconoce que realiza apuestas online. Esta preocupante tendencia se entrelaza con el fracaso en la Educación secundaria.  Según datos de Argentinos por la Educación, solo el 22% de los adolescentes logra completar su educación en tiempo Y si sumamos que pasamos el 40% del día navegando con el celu, estamos en problemas, no?  ¿Qué nos dicen estos datos sobre el estado de nuestra sociedad y la salud de nuestra juventud?

Ludopatía, una adicción aspiracional

Estoy en un bar en Villa Urquiza, que en menos de media hora cambia el silencio que lo habita. Ingresa un grupo de pibes de un colegio secundario de la zona, muy tradicional. Las pibas insisten a sus compañeros que pidan de una vez. Ordenan la mesa. La moza espera. Algunos escuchan. Otros corren a agruparse a la punta donde está sentado el que más cara de felicidad emana. Encorvan sus espaldas arriba del celular que sostiene con energía. En minutos festejan todos. Se juntan más. Gritan más. Huele a fútbol. Finjo demencia y pregunto, ¿quién juega? Uno de ellos con displicencia responde, “Nada. Cualquiera. Una boludez. Juntamos un poco ($ infiero)entre todos y apostamos, es como una costumbre de los viernes de los pibes”, le llamaban Fran. Portaba una sonrisa tan hermosa como la ingenuidad de no entender lo vidrioso del juego que creía pilotear. Salgo. Entro al Subte. Abro el celu. El algoritmo vino a mi. Y ahí está Zaira Nara que me mira con una sonrisa de collar de perlas extraídas de la inteligencia artificial. Me asegura felicidad con Betsson Casino Online y asegura, «Jugar es divertido. Ganar es divino ¿“Y si con lo que ganamos pedimos pizza”? No festejaban un gol. Festejan la timba, claro está. La publicidad tan tramposa como aspiracional. Igual sensación instaló la Industria del tabaco que parece ser reemplazado por la Timba. A titulo de verdad, ambas son adicciones.

«Jugar es divertido. Ganar es divino»

El Rol del Estado y las Medidas Necesarias

Este fenómeno no discrimina género ni edad, pero impacta de manera desproporcionada en los adolescentes, con un 24% de encuestados que cree que el grupo más afectado son los jóvenes de 12 a 16 años. La presión social, la falta de oportunidades de recreación saludable y la búsqueda de emociones inmediatas pueden ser algunos de los factores que contribuyen a esta tendencia preocupante aseguran los especialistas.

A diferencia de otros países, en Argentina no existe una ley federal que regule el mercado de las apuestas en línea. En su lugar, cada provincia tiene su propio marco normativo, lo que ha generado cierta disparidad en las regulaciones y prácticas comerciales en todo el país. En el caso de Betsson solo pueden apostar quienes viven la Ciudad de Buenos Aires, en la Provincia de Buenos Aires y en Córdoba. 

La regulación efectiva de las apuestas online es fundamental para proteger a los ciudadanos, especialmente a los jóvenes, de los peligros de la ludopatía. Esto incluye medidas como limitar la publicidad dirigida a este grupo demográfico, establecer controles estrictos sobre las transacciones financieras relacionadas con el juego y proporcionar recursos de ayuda y tratamiento para quienes luchan contra la adicción al juego.

En la misma línea, la Liga Profesional de Fútbol en Argentina cuenta con casas de apuestas como patrocinadores, lo que plantea interrogantes sobre el impacto de esta relación en la integridad del deporte y la salud de los jóvenes. ¿Fulbito o timba?

¿Educación si, celulares no?

“El patio ya no es grito. La pelota esta guardada. Los pibes se pasan su tiempo de recreo sentados en el piso. Y no solo de secundaria. No, no.  O sea, la pelota ya no rueda tanto. El centro del juego, del encuentro es el celular” Blanca, (48) profesora de un Cole Confesional. Y sigue, “Retirar un celular en clase es condición para que un padre nos espere en la puerta”

Y por el mundo que pasa? El estudio liderado por Electronic Hub peinó las tendencias de 45 países para determinar en cuáles se pasa más tiempo frente a la pantalla. Sudáfrica encabeza la lista, seguida de cerca por Brasil y Argentina, donde más del 50% del tiempo despiertos se dedica al uso de dispositivos electrónicos, a unas 6 horas y 37 minutos diarias.

El uso más frecuente de los teléfonos celulares se centra en las redes sociales y las aplicaciones digitales. De hecho, se estima que el usuario promedio en Argentina dedica aproximadamente 145 minutos al día a estas plataformas.

Si a este panorama de centralidad absoluta del uso del celular se le suma que solo el 22% de los adolescentes logra completar su educación en tiempo y forma, situando al país por debajo de sus pares regionales como Chile y Uruguay, según el informe de Argentinos por la Educación, se complica el presente más que el futuro, no?

El algoritmo insiste, es caprichoso, se apersona Zaira Nara, y me invita a Jugar. Es feliz y festeja con pochoclos. Pero mi recuerdo es la carita de Fran que me explicaba con sonrisa franca que solo era un juego apostar los viernes con sus amigos. Mientras tanto la pelota no rueda en el patio, se la robaron.

Por Sara Di Tomaso

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*