Se derrumbó la venta de bebidas con y sin alcohol

en Actualidad/Economía/Empresas/Sociedad

La retracción en el consumo sigue siendo tendencia pero los especialistas advierten una preocupante caída sin freno, durante los primeros meses del año, de las bebidas alcohólicas y sin alcohol. Cámaras empresarias y especialistas en logística de distribución marcan retrocesos en facturación de hasta un 23%.


La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) reportó una disminución del 8,5% en las ventas minoristas durante abril, acumulando una caída del 23,8% en comparación con el mismo período de 2023. El rubro de bebidas, en particular, ha experimentado una contracción significativa en el consumo.


Un relevamiento realizado por Nextbyn, una Scale Up rosarina especializada en software de distribución de consumo masivo en Latinoamérica, muestra que las gaseosas de primeras marcas registraron una caída del 21% en su facturación entre enero y abril, mientras que las de segundas marcas perdieron el 23% considerando la inflación acumulada. El segmento de los vinos experimentó una baja promedio del 10%, y la cerveza, el segmento de bebidas con alcohol más afectado, sufrió una pérdida del 23%. (Relevamiento de Nextbyn)

Alerta del Instituto Nacional de Vitivinicultura


El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) alertó sobre una disminución del 6,3% en las ventas de bodegas locales durante 2023 en comparación con 2022. Esta tendencia a la baja se ha intensificado durante los primeros meses de 2024, con una disminución continua en el consumo de vinos. (Informe del Instituto Nacional de Vitivinicultura)

Estrategias para Incentivar el Consumo


Ante este panorama, los grandes productores están diseñando estrategias para fomentar el consumo a través de promociones y activaciones. Elvio Cescato, fundador y CEO de Nextbyn, señala que los puntos de venta, especialmente los supermercados de cercanía, reflejan cambios en los hábitos de compra, donde las promociones tienen un papel destacado.

Desafíos en el Comercio Minorista


La CAME advierte que el comercio minorista sigue enfrentando la disminución del poder adquisitivo de los consumidores, quienes están reduciendo gastos en todos los rubros. Mientras se espera una recuperación del consumo, marcas y puntos de venta continúan ideando estrategias para mantener el acceso de las personas a sus productos preferidos. (Sitio web de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME))

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*