EDADISMO, EL REFUGIO DE LOS PREJUICIOS

en Actualidad/Diversidad/Economía/Salud/Social/Sociedad/Sustentabilidad

Edadismo es la discriminación contra las personas mayores o jóvenes. Junto al racismo y al sexismo son las actitudes más comunes en la aldea global.  Según Naciones Unidas 1 de cada 2 personas en el mundo tiene actitudes edadistas. Para el 2050 cerca 2000 millones personas rozarán los 60 años y en Argentina serán 1 de cada 4 habitante. Esta forma de discriminación por edad tiene consecuencias negativas tanto para las personas mayores como para la sociedad en general. ¿Cómo se manifiesta en nuestra sociedad? ¿Qué podemos hacer para combatirlo?  

Solo podemos recordar lo que fue olvidado, dice el caballero Sigmund Freud. ¿Entonces que esperamos para poner en valor los años? ¿Cómo podemos construir vida sino la transitamos? ¿Cómo podemos compartir experiencias sin vivirlas? 

El termino edadismo refiere a la discriminación por edad. Todas las etapas y cada una de ellas tienen parametros que encuadran patrones a seguir. Ocurre que somos individuos vieviéndolas y ser funcional a la hegemonía de fracción es riesgoso. Y sino miremos el ejemplo de la modelo Silvina Luna. Presa de la juventud, más el valor agregado de una belleza hegemónica hoy lo paga con su vida. Una mala praxis en una cirugía estética la puso a la espera de un trasplante de riñón. Pero también puedo llevar la presión social, pareja disfuncional del edadismo, a un lugar aún mas descartable como el laboral. Jugaré para ejemplificarlo con la pelicula el «Pasante de Moda» dirigida por Nancy Meyers, estrenada en el 2015, si no la viste, la podes disfrutrar en distintas plataformas. Los personajes principales son Jules (Anne Hathaway), empresaria, Joven y CEO de un negocio de moda e-commerce, que funda la empresa y «tiene que triunfar rápido». Luego está Ben (Robert de Niro) con 70 años jubilado, que se resiste a ser «inútil» y se postula al programa de pasantes de adultos mayores. Ben realiza denodados esfuerzos para integrarse al grupo millennials que conforma la empresa. Pero su experiencia profesional y de vida suma valor a la organización. En el intercambio generacional todos ganan.

El prejuicio es invisible pero se convive con ello a diario. La hegemonia de las fragmentaciones de las edades son casi inutiles. El edadismo, como todo pre-juicio es una violencia aceptada. La sociedad, cada tanto cambia las reglas convivenciales y te imprime una huella a seguir. Cada vez mas voráz. Casi perversa. Por un lado, la vida se extiende y, por otro lado, discrimina o descarta por edad. ¿Cómo podemos construir una vida sino la transitamos?

El mismo informe calcula que 6,3 millones de casos de depresión en todo el mundo son atribuibles al edadismo y una de cada dos personas en el mundo tiene actitudes edadistas. La encuesta fue realizada a 83 034 personas en 57 países ( https://www.mdpi.com/1660-4601/17/9/3159) 

Tomás Balmaceda, filósofo, y autor del libro, junto a Miriam De Paoli “Generación Invisible”, generación X (Ni Jóvenes, ni viejos) arroja mil recuerdos que nos une a muchoooos con su libro. A ver cuantas preguntas podes responder por la afirmativa: ¿Podés hacer una multiplicación o división sin recurrir a la calculadora del celular.? ¿Recordás el olor a la tinta del diario del domingo.? ¿Te comunicaste por carta, teléfono de línea, beeper, SMS, chat de Blackberry y mensaje de Whatsap? ¿Sabés qué significa revelar una foto.? ¿Enviaste un fax? ¿Fuiste al videoclub de tu barrio? ¿Recordás al menos siete mundiales.? ¿Vas a un recital y sacás dos o tres fotos pero luego guardás el teléfono? Si respondiste casi todas, el autor dice que “Sos parte de la Generación Invisible”. Pero también dice que «es un rasgo insuficiente mirar a las personas solo desde la edad. Somos algo más que eso» Redobla la apuesta y considera que “la hegemonía de las edades no es una buena manera de observar las generaciones. Somos individuos viviendo una generación.” Y nos deja una bella reflexión, «Un filósofo muy importante del siglo XIX decía, cómo pretendemos conocer el mundo si no nos conocemos a nosotros mismos y, de alguna manera, creo que ese camino de conocernos a nosotros es un camino.» 

El edadismo es un problema que nos afecta a todos ya que todos envejecemos. Por eso es importante tomar acción para combatirlo y promover una sociedad más justa e inclusiva para todas las edades. Lo cierto es que se manifiesta en diversas formas en la sociedad. Por ejemplo, en el ámbito laboral, las personas mayores pueden ser discriminadas y tener dificultades para acceder o mantener un empleo digno, a pesar de tener la capacidad y experiencia necesarias. En este sentido el mejor camino es la intergeneracionalidad, que no es otra cosa que poner en valor la diversidad de edades y la equidad entre las generaciones en los espacios laborales.

La intergeneracionalidad, ayuda a combatir el edadismo por que invita a desafiar los estereotipos y prejuicios que se tienen sobre las personas de diferentes edades. Enriquece a las personas de distintas generaciones por el nutrido intercambio de experiencias. En este sentido Lorena Marino, fundadora de la Consultora “Crear Valor Juntos”, experta en Liderazgo Colaborativo, considera la real importancia de los grupos intergeneracionales, “Son vitales por el cúmulo de experiencias que tienen para enriquecer un equipo.”, pero aclara y subraya, “lo central es NO invalidar a nadie. Ni al joven porque no tiene experiencia, ni al adulto por que los tiempos cambiaron, y solo porque es grande y ya no tiene para aportar ” Y agrega , “Vi edadismo de ambos lugares. Pero en los tiempos que corren, la experiencia es sustancial” 

De todas maneras Pedro Bekinschter, investigador del Instituto de Biología Celular y Neurociencias de la UBA-Conicet, nos trae una hermosa noticia, «La memoria olvida para mejorar nuestros recuerdos”. Por lo tanto estamos casi obligados a construirla, me parece.

Por Sara Di Tomaso

3 Comments

  1. Buenísima esta nota. Hay que estar atentos a no caer en ese tipo de prejuicios, que sin duda todos podemos tener. Gracias Sari por ayudarnos a pensar estas cosas.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*